Qué Regalo

Qué regalo tan hermoso Dios nos ha dado a todos los seres humanos, el regalo tener madres. Hoy quiero felicitarte porque durante todos los años has sido una buena madre. Ejemplar y digna de admiración por todos los que te conocen.

Para tus hijos eres su regalo más valioso. Desde que eran bebés has estado junto a ellos, dedicándoles tu juventud, tus atenciones, el primer lugar de tu corazón, y tus días y noches, incondicionalmente. Has hecho en ellos la mejor siembra que puede hacer una madre, la de los buenos valores. Los has encaminado hacia una vida plena y dichosa.

Sin ti no hubieran aprendido a rezar, ni a tener fe en Dios o en sus sueños.

Sin tu apoyo y comprensión, sus vidas no serían tan hermosas como lo son hoy. El legado que has forjado debe llenarte de orgullo porque lo que se escribe sobre el corazón nunca se borra.

Muchas felicitaciones.

El Viaje de la Vida

El viaje de la vida no sería tan maravilloso sin una madre como tú. Eres una buena madre, que se ha encargado de estar al lado de sus hijos como guía, protectora y regalona de amor.

Por todo lo que haces por tus hijos mereces muchas felicitaciones y enorme “gracias”, sin embargo nada expresa por completo todo lo que significas como madre.

Tu apoyo incondicional nunca les ha faltado. Siempre has estado allí para llenarlos de esperanzas, de mucha confianza en sí mismos, seguridad para abalanzarse hacia sus sueños y para decirles que nunca deben rendirse ante nada.

Les has construido un bello futuro con tu dedicación y tus sacrificios, para así darles todo los que necesitan, y en especial mucho amor y comprensión. Llevas dentro de ti virtudes y cualidades que te hacen una gran mujer, muy querida por todos, y amada por tus hijos.

¡Te felicito!

Te Debo Lo Que Soy

Querida madre te debo muchas cosas, pero la más grande es que te debo es el haberme inculcado grandes valores. Valores que me llevaron a convertirme en una persona de bien. Eres una buena madre, sin duda alguna, te debo lo que soy.

Cada momento de mi vida has estado allí. A medida que iba creciendo tú estabas para orientarme, darme las herramientas para afrontar la vida. Dándole forma a mi carácter con tu sabiduría, y ejemplo. Casi nunca hizo falta que me dieras grandes charlas o sermones, porque me predicabas con tu ejemplo, y pusiste en mi la confianza como más nadie lo ha hecho.

Te agradezco por toda tu dedicación, porque ni aún en mis días de rebelde me dejaste de aconsejar y de amarme, porque tu amor es infinidad de perdón. Nunca podré pagarte.

¡Felicitaciones por ser una madre sin igual!

Madre Extraordinaria

Hoy quiero felicitarte por ser una muy buena madre. A pesar de que sólo tienes dos manos, haces tantas labores a la vez que parece que tuvieras mil. Sin duda eres una madre extraordinaria.

Es de admirar como te da tiempo para cuidar a tus hijos, ir al trabajo, hacer compras, tener la casa en orden, ponerte más bella en la peluquería, ser esposa, amiga y mujer. Tu amor lo demuestras cada día con todo lo que haces por tu familia; los sacrificios, las horas haciendo tareas con ellos, las horas como enfermera, como sicóloga, como amiga, como cómplice y como consejera, cada hora refleja tu esmero por ser una magnifica madre.

Espero que Dios te recompense con todo lo hermoso de la vida; con salud infinita, con dicha y felicidad, con consuelo cuando lo necesites, y con mucha prosperidad.

Mis más sinceras felicitaciones.

Las Madres Son Ángeles

Dicen que las madres son ángeles, que aunque no vemos sus alas sí las podemos sentir en sus abrazos. Que agradecido estoy con Dios que te mandara a mi lado.

Mi protectora y cuidadora, y hasta las uñas has usado para defenderme. Debo darte mil gracias por ser tan bella mamá.

Muchas gracias por acompañarme en mis pasos, mis proyectos, mis inventos en los que solo tú creías; en mis desilusiones me diste los mejores abrazos del mundo. Cuando me caí me secaste las lágrimas y me dijiste que todo estaba bien.

No hay una palabra que defina todo lo que eres para mí, eres mucho más de lo que yo pueda decir.

Gracias por tus enseñanzas. Fuiste tú la que me mostró los meollos de la vida, y si no fuera por ti me hubiera lastimado en muchas oportunidades. Algunas veces me dejaste aprender de mis propios errores, lo cual también te agradezco.

Hoy te felicito con todo mi corazón.

El Trabajo De Ser Madre

El trabajo de ser madre es uno muy difícil y admirable; con muchas exigencias, y sin salario. Sin embargo, tu jefe diría que mereces un reconocimiento por tu magnífico desempeño, porque eres una buena madre, y mereces ser honrada por ello.

Debes estar orgullosa de la madre que eres para tus hijos. Guiándolos por el camino de la rectitud y la honestidad. Puedes ver como se han convertido en grandes personas, estudiosos, trabajadores, responsables, serviciales y respetuosos. No puedes dudar que todo ellos se debe a todo tu sacrificio y amor.
No te importó cuantas noches debiste pasar sin dormir, bajándoles la fiebre a tus hijos o vigilándolos durante la noche, porque todo lo hacías por amor a ellos, por verlos bien, sanos y sonrientes.

Y aunque tu trabajo es de tiempo completo, sin horas de descanso, sin fines de semanas libres, ni bonos, lo has hecho fantástico, recibiendo a cambio el amor de tus hijos.

¡¡Felicitaciones!!

Una Madre Profesional

Con los años te has convertido en una madre profesional. Cada año más maravillosa. Sin duda eres una buena madre, de la que estoy muy orgulloso. Puedo darte infinitos besos pero nunca podré pagarte todo tu amor.

Me enseñaste todo lo que se dé la vida. Aprendí de ti a ser honesto así me crucifiquen, a no tener enemigos, incluso a perdonar a todos, aún si ellos fueron los que fallaron. Nunca te vi enemistada con nadie de la familia, porque para ti la familia es lo primero. Nos has amado en todo momento y demostrado que somos el centro de tu vida.

Aunque te di dolores de cabeza, siempre me volviste a abrazar. Me aconsejas, me hablas como una amiga, sin obligarme a nada. Y sin duda alguna, muchos de tus llamados de atención me hicieron agarrar el camino correcto nuevamente. Mil gracias por tu amor mamá.

¡¡Felicitaciones!!

Una Súper Mamá

Siempre he dicho que eres una súper mamá. Con capa color rosa, tacones de diva y súper poderes. Indiscutiblemente eres una buena madre, y tengo que agradecerte porque muchas veces has dejado a un lado tus proyectos por ser madre.

Has combinado tu vida de una manera admirable, para ser mujer, esposa, amiga, bella persona, ciudadana ejemplar, pero sin dejar de ser una madre maravillosa.

Me has dado ejemplo con tu vida de como es el amor verdadero, el amor que da y da, sin esperar nada a cambio; el amor que se entrega por completo a sus hijos y su esposo. Un ejemplo trabajo, dedicación y esfuerzo. De aprovechar el tiempo y distribuirlo bien.

Es un gran gozo tener tu compañía, tus sonrisas, tus consejos, y palabras de aliento y ánimo.

Te felicito por ser la madre que todos quisieran tener.

Tengo Mil Razones

Tengo mil razones para decir que eres una buena madre; incluso, para mí tú eres la mejor del mundo. Nunca tendré como agradecer por tu abnegado amor, pero si puedo mostrártelo con está felicitación que sale de lo más hondo de mi corazón.

Tu sabiduría y consejos siempre han estado disponibles para mí, a cualquier hora. Y qué decir de tus abrazos reconfortantes y sanadores. Eres la doctora de mi alma. Mi mejor amiga. Muchas veces me devuelto la alegría con tus sabias palabras, las cuales no consigo en nadie más.

Nunca me has fallado, aunque otras personas lo han hecho, tú jamás me has defraudado. Me das todo tu apoyo y me animas a alcanzar mis sueños, siempre diciéndome que lo puedo lograr, y que me arriesgue sin miedo a nada. Eres grandiosa.

Sobran los motivos para gritarle a todos que no hay otra madre como tú.

Muchas Felicitaciones.

Todo Esto y Más

Madre es una palabra de escasas letras pero una de las más significativas y vitales para todos los seres humanos; encierra muchas otras palabras: amor, guía, protección, entrega, regalo y sacrificio. Tú eres una buena madre porque reúnes todo esto y más.

Con esta nota queremos primero que nada agradecerte por todo lo que haces como madre. Desde que nació tu primer hijo te has entregado plenamente a ejercer tan hermosa tarea que Dios te dio. Una tarea que te ha hecho feliz, viendo como ellos crecían y se hacían personas de bien.

Es gracias todo tú sacrificio y sabiduría que ellos han llegado a dónde están, porque detrás de una bella familia hay una madre amorosa, protectora y sacrificada. Te felicitamos, y te vemos como un ejemplo de madre, esposa y mujer, que además se ha mantenido en pie de lucha ante las adversidades.

¡Muchas felicitaciones, eres una maravillosa madre!