Mereces Un Premio

Querido amigo: mereces un premio por tu fortaleza y valentía, por el tesón con el que has luchado en contra de ese mal que pretendía quitarte la energía y alejarte de tus actividades cotidianas. Quizás el mejor premio es la salud, ese don maravilloso que a veces no valoramos en su justa medida.

Estoy seguro que para ti es la mejor recompensa en este momento, cuando has logrado la recuperación de tu enfermedad. Te felicito sinceramente, me alegro contigo y deseo con fervor que la salud recobrada te dure mucho tiempo y así puedas seguir disfrutando de la existencia y entregando todo lo bueno que tienes para brindar.

Eres un campeón, superaste a tu enemiga y saliste adelante. ¡Enhorabuena!

Cuídate mucho, siéntete bienvenido de nuevo al mundo de las personas sanas.

Celebremos (con moderación, por supuesto) junto con todos lo que hemos estado muy pendientes de ti en tu convalecencia. ¡Somos muchos los que te amamos!

Toda Clase De Luchas

Las personas enfrentamos toda clase de luchas a lo largo de nuestra vida, unas más fáciles que otras, algunas de grata memoria, otras que preferiríamos olvidar. La enfermedad es una de esas situaciones por la que ninguno querríamos pasar, pero, inevitablemente, nos llega, y a ti te afectó últimamente.

Lo importante es que has salido adelante, triunfando sobre la debilidad que se había apoderado de tu cuerpo. Con ayuda de los médicos, siguiendo el tratamiento, con paciencia y tenacidad lograste la recuperación de tu enfermedad.

¡Felicidades! Eres un sobreviviente. Ahora serás más fuerte y capaz. Continúa colaborando con tu organismo hasta que la salud regrese completa. Así estarás muy pronto incorporándote a tus actividades cotidianas, olvidándote de los tediosos días de reposos y remedios. Así es la vida, sigue adelante, venciendo los obstáculos que surjan en el camino.

¡Felicitaciones por tu recuperación!

Completamente Repuesta

Felicitaciones, amiga, la alegría nos embarga al saber que estás completamente repuesta. Hemos acompañado tus progresos con esperanza y fe, en Dios primero que nadie, en los médicos y en ti misma. Ahora podemos agradecer por la recuperación de tu enfermedad, por la certeza de que ya puedes regresar a tus ocupaciones habituales.

A nadie le gusta estar enfermo, es una experiencia desagradable e incómoda, pero has sido más fuerte que ella, demostraste valentía y luchaste sin pausa. Has logrado la victoria sobre el mal que minaba tu cuerpo, ganaste el premio mejor, el más valioso: la salud.

Espero que sigas recobrando fuerzas y vuelvas a sentirte tú. Haz caso de las recomendaciones médicas, tómate las cosas con calma y cuídate mucho para no recaer. Todos los que te amamos compartimos la felicidad de este anhelado momento y rogamos para que sigas con salud muchísimo tiempo más.

¡Enhorabuena!

Estás Por Culminar

Falta poco, un poco más de paciencia, mantén el tratamiento y verás que en menos de lo que te imaginas, estarás saltando de aquí para allá como es tu costumbre. Alégrate, estás por culminar la recuperación de tu enfermedad.

No ha sido fácil, todos lo sabemos, pero con buena actitud además de seguir los consejos del médico, ganarás la batalla y dejarás atrás este incómodo episodio para volverte más fuerte. Nosotros, desde nuestros deseos, seguimos pidiendo fervorosamente por tu salud, para que tu cuerpo, con toda la ayuda requerida, recobre su estado ideal. Ten fe, somos muchos haciendo fuerza por ti.

Así pues, continúa renovando las energías, diviértete con pasatiempos tranquilos: televisión, manualidades, buenos libros… ¡Hay tantas cosas que puedes hacer mientras tanto! Quizás hasta descubras un talento oculto en ti que solo espera ser descubierto.

Pronto estarás de vuelta en tus actividades cotidianas y esa enfermedad será tan solo un recuerdo que dejarás muy atrás. Te queremos.

Regresar A La Vida Cotidiana

Cuando nos estamos divirtiendo, el tiempo vuela, las horas se van tan rápido que apenas nos damos cuenta. Nos gustaría que también los días se fueran pronto cuando estamos enfermos, para salir pronto de la cama y regresar a la vida cotidiana. Sin embargo, ocurre justamente lo contrario.

Sabemos que has vivido un reposo muy largo por tu estado delicado de salud, quizás te aburriste un poco, impaciente por recobrarla. Los malestares y dolores, ni hablemos ya de ellos. Lo bueno es que ya terminas esta etapa de tu vida y has logrado, finalmente, la recuperación de tu enfermedad. Así, pues, empecemos a celebra tu regreso a la acción. ¡Enhorabuena!

Felicitaciones por eso, sabes que tus seres queridos, amigos y compañeros hemos estado pidiendo y deseando lo mejor para ti.

Falta poco para retomar tus rutinas, volver a tus actividades y compartir nuevamente con nosotros. Te estamos esperando con los brazos abiertos.

¡Un brindis por tu salud!

Volver Con Salud

Volver con la gente a quienes quieres, volver con salud. Esa siempre fue la meta, y es tan grato comunicarles a todos que la has cumplido exitosamente. En esta ocasión celebramos con alegría el logro de una vida saludable y que te ha llenado de un nuevo ímpetu para vivir nuevas experiencias.

¡Gracias a Dios por tu recuperación y felicidades!

Teníamos la seguridad de que en un corto tiempo lograrías la mejoría absoluta pero has desbordado nuestras expectativas con tu voluntad de hierro y esa grandeza de espíritu que ha promovido tu pronta recuperación.

Ahora esperamos ansiosamente reunirnos para expresarte personalmente todo nuestro cariño y que vengas a todos estos espacios donde haces tanta falta, donde eres amada y apreciada.

Celebramos con alegría esta maravillosa noticia y oramos porque siempre sigas gozando de buena salud para que continúes compartiendo con nosotros las cosas hermosas de la vida.
¡Felicidades!

Un Mensaje De Esperanza

Hoy quiero ser portador de un mensaje de esperanza y de certeza. De esperanza porque tengo fe que tu salud seguirá siendo fuerte como un roble añejo, de certeza porque es una realidad tangible, ¡ya estás sano!

Cuánta alegría y emoción encierran estas sencillas palabras que certifican que por fin gozas del regalo más esperado y valioso que te puede ofrecer la vida. Ser saludable.

¡Felicidades por tu recuperación! ¡Por vencer tu enfermedad! ¡Por conservar siempre tu buen ánimo! Tu actitud positiva seguramente ha influido mucho en tu restablecimiento.

Sigue así con ese ánimo que ilumina todo y que nos inspira a todos por igual. Es tan reconfortante para todos tus amigos y familiares verte ya de pie, activo y sano. Damos gracias porque nuestras plegarias al buen Dios han sido escuchadas y podemos disfrutar de tu presencia de tu alegría y de tu amistad.

¡Felicidades!

Te Estamos Esperando

Cada momento, cada día, ¡te estamos esperando! Y por fin hoy sucedió el milagro. Dios nos concedió la gracia divina de tu salud, a Él que es tan grande y poderoso  le pedimos mucho por tu pronta recuperación.

Contamos las horas para recibirte, extrañábamos tu alegría, tus ocurrencias, tu actitud positiva y buena vibra con las que nos obsequiaste siempre. Ahora podremos, en tu agradable compañía, disfrutar de tu mejoría, querido amigo.

¡Felicitaciones por tu recuperación! ¡Mil Bendiciones! Has puesto todo tu empeño en recuperarte y lo has logrado, a base de tu disciplina y los cuidados amorosos de tu familia resurges como el ave fénix.

Eres ejemplo de perseverancia y constancia en todos los ámbitos de tu vida y por ello puedes hacer frente a estas situaciones vivenciales no armónicas. Estamos sumamente felices de celebrar contigo esta buena salud que hoy presentas con humildad y orgullo.

¡Muchas felicidades!

Sonríe, Ya Estás Bien

¡Arriba amiga! A levantarse y brillar… ¡Alégrate y sonríe, ya estás bien!

Estoy tan alegre de decirte esto, de poder con certeza anunciar que estás llena de salud y esperanza.

Cuántos planes maravillosos nos quedan por realizar y disfrutar… Cuántas páginas de libros leeremos al sol que como luz de vida iluminará nuestras mejillas. Cuánta música por oír, no puedo esperar, corro a tu encuentro ya que aprendimos que todo se debe disfrutar al máximo.

¡Felicitaciones por tu recuperación!

Ahora ya te encuentras lista otra vez para enfrentar la vida con el apoyo de tu familia de tus amigos y de todos los que te quieren bien. Dios bendiga cada uno de tus pasos y te conserve la salud, es tu tesoro más preciado.

Celebro con mucha dicha esta nueva etapa de tu existencia cuando ya vives plenamente luego de tu exitosa mejoría.

¡Felicidades y sonríe!

Mejorando Con Una Sonrisa

¡Qué alegría ver que paulatinamente vas mejorando con una sonrisa! Ese ánimo que demuestras siempre y tu disciplina para seguir las indicaciones médicas han hecho que tu salud ahora esté fuerte y a prueba de todo.

Siempre intuimos que serías capaz de salir prontamente de este proceso por tu fortaleza e ímpetu y con mucha alegría ahora ya te vemos gozando de salud plena. Sabíamos que nada podía impedirte continuar con tu camino, no ahora.

¡Muchas felicitaciones por tu recuperación!

El gran amor y fe de tu familia fue parte importante de esta recuperación que hoy es una agradable noticia.

Este grato mensaje es para comunicarte lo felices que estamos todos los que te amamos de verte en completa mejoría. Celebramos que Dios te haya bendecido con el don de la salud plena y nos permita comprobar su grandeza en tu compañía.

¡Muchas felicidades!