Tu Presencia Maternal

Tu presencia maternal se nota siempre en mi apariencia, y también en mi saludable alimentación; en mi abrigo y el consuelo de mis penas, y el cuidado amoroso en la enfermedad. Por eso, querida madre, aunque estés lejos, tu presencia en mi vida siempre está.

Yo sé que tengo una madre, no sólo una dama de compañía ni una fiel servidora; lo noto por ejemplo en tu beso de buenas noches, en la paciencia con que soportas mis berrinches, y en la facilidad con que sabes perdonar. Soy tu hija, tú mi madre.

Gracias por acompañarme en la vida! Te quiero mucho!

 

Siempre Estarás En Nuestro Recuerdo

Madre, aunque te hayas ido, siempre estarás en nuestro recuerdo; la obra de tu amor en esta tierra no murió. Te felicitamos por los valores eternos que nos dejaste como herencia, tus virtudes hoy trascienden el tiempo y la distancia… madre, en este día elevamos hacia el cielo nuestro reconocimiento y gratitud. No nos sentimos huérfanos, pues cada rasgo de tu carácter quedó vivo entre nosotros.

Siempre te recordaremos al poner la mesa, al bendecir y servir los alimentos, repartiéndolos a todos en su justa medida…siempre sabremos identificar cada dolor y también cómo calmarlo; en tu memoria estaremos siempre unidos frente a toda adversidad.

 

Como Hijos De Una Reina

Nos criaste con un corazón noble, como hijos de una reina…de ti aprendimos a enfrentamos dignamente al dolor y al sufrimiento; como hijos de una reina. Aunque nuestra apariencia exterior sea sencilla, nos sentimos príncipes y princesas, en nosotros no hay sentimientos de inferioridad.

Hoy, como tus hijos, reconocemos y felicitamos tu labor, y te coronamos con nuestro amor; eres la reina de nuestro corazón. Te ganaste, desde el principio, el derecho sobre el nuestro; por ser la madre más tierna, dedicada y delicada, que formó nuestro corazón a semejanza del suyo…felicitaciones, reina y madre, te queremos mucho, gracias por ser como eres.

Te Elegimos La Madre Del Año

Entre todas las madres presentes, hemos hecho una votación: te elegimos la madre del año, con creces te has ganado este galardón. Tus hijos lo afirman con entusiasmo: nuestra madre es, lejos, la mejor; con su encanto y alegría, ella ilumina cada día de nuestra vida, y renueva pese a todo nuestra ilusión.

No es fácil ser madre de hijos limitados, pero tú has sabido sobrellevar ese dolor, los defiendes como leona y los proteges, y no hay nada que no harías por su bien. Acepta este sentido homenaje, y recibe nuestra sincera felicitación.

Felicitaciones querida madre, y sigue cuidado de tus hijos como hasta ahora!

Ha Llegado El Feliz Momento

Ha llegado el feliz momento, tan esperado por ti: por primera vez serás madre, y entre maletas, nerviosismo e ilusiones, con tu esposo enfrentarás el desafío de recibir en vuestros brazos a esa criatura, que llega hoy a completar la alegría de tu hogar…

Su primera ropita será color de rosa, pues su abuela la tejió para ella con amor… es mi nieta quien llega al mundo en este día, y te agradezco y felicito, hija mía; por compartir con tu madre la ilusión de vestirla y abrigarla por primera vez…

Felicidades mamá! que disfrutes de la maravilla de tu hijo y que seas muy feliz!

 

Eres Una Madre Que Trabaja

Tu trabajo es nuestro orgullo, eres una madre que trabaja de operaria en un taller… sabes madre, te felicito, y en el futuro, yo también operaria quisiera ser; solo por vivir la alegría de ser como tú, y de no estar tanto tiempo en el día lejos de tu presencia maternal.

Llegas a casa al atardecer, agotada, pero feliz por haber ganado el sustento diario para tu familia… sabes que es necesario, que si no trabajas, no comerás en los días siguientes, y tus hijos pasarán necesidad…gracias madre, porque nunca te rindes, y por ser la esforzada jefa de nuestro hogar.

 

Madre, ¿Por Qué Lloras?

Hoy te encontré llorando silenciosa, mientras leías la carta de mi hermano ausente, que te escribía después de mucho tiempo, para decirte lo de siempre… Hoy te encontré llorando silenciosa, mientras leías la carta de mi hermano ausente, que te escribía después de mucho tiempo, para decirte lo de siempre… – “Madre, ¿por qué lloras?” pregunté, aunque lo sabía. – “ Él no vendrá tampoco este año a nuestra fiesta, estará muy ocupado”, respondiste…

Hoy reconozco la grandeza de tu alma, y te felicito por ser siempre nuestra madre. Aún conociendo las flaquezas de tus hijos, ninguno de ellos pasa desapercibido para ti; tu corazón de madre es a prueba de olvidos e ingratitudes… y es motivo de alegría cada pequeña noticia suya, aunque duela hasta las lágrimas…

Y Tu Vida, De Pronto Cambió

Vivías despreocupada, al día, conservando la línea, el peso, la talla, la figura…
viajabas cuando querías, eras el alma de las fiestas, vivías un romance ideal…
Y tu vida, de pronto, cambió; pues otra vida palpita hoy en tu seno, serás madre en unos meses más…ya lo eres, en realidad…

Te felicito, de todo corazón, por acoger esta nueva vida; que será, de ahora en adelante, la prolongación de vuestro amor esponsal… es cierto que tu figura no volverá a ser la misma, que perderás libertad…ya no dispondrás de tu tiempo, y el romance no será sólo de ustedes dos; pues se convertirá, con sacrificio y alegría, en un núcleo familiar…

 

 

Vas A Ser Madre, Amiga Mía

Hoy me has comunicado tu gran alegría: vas a ser madre, amiga mía…
como madre primeriza, sortearás muchos obstáculos, y esforzadamente sacarás adelante a tu familia…pero al mirarte por primera vez en los ojitos de tu hijo, serás bendecida por el brillo del sol.

Te felicito, porque en un mundo donde el éxito material y profesional está por encima de la maternidad, tú optaste por tener un hijo, y aún sin siquiera terminar tus estudios, decidiste emprender esta audaz aventura, junto al hombre de tu vida: proyectarse juntos hacia el futuro, con el fruto concreto de su amor.

Muchas felicidades para esta nueva familia!

 

Madre, Tengo Frío

Cuántas veces te has preocupado de abrigarme, al oír esta sencilla demanda filial: madre, tengo frío, madre, ayúdame…madre, estoy mojada, madre, me enfermé…no siempre acepté tus consejos de llevar suficiente abrigo, creyendo, en mi autosuficiencia, que nada sucedería…y terminaba nuevamente desvalida, recurriendo a ti.

Cuando hace frío en el alma, sea cual sea la época de la vida, tú siempre acudes; al oír ¡ay, madre! que necesito tu calor…te doy mil gracias por ello, te mereces una felicitación… madre, aunque tenga frío, teniéndote a ti, siempre resplandecen los rayos del sol.

¡Gracias por se mi madre y gracias siempre por cuidarme! ¡gracias por estar a mi lado apoyándome y guiándome! ¡gracias!