Una Vez Más Eres Mamá

La espera culminó, una vez más eres mamá, ¡qué gran sorpresa! Presentarte esta vez al ser amado, al ser más bello, es sentirlo tuyo sin barreras, piel a piel, dormirlo entre tus brazos.

Tu hijo surge como un regalo hermoso, sano, limpio, cuidado. Hambriento de amor y de caricias que tú, mamá, podrás darle a manos llenas. Atesora con cariño estos instantes. El tiempo pasa rápido y solo los recuerdos quedan.

En esta segunda entrega, cuántas expectativas se forman, verás a tu hijo crecer en pocos años, hacerse grande, prescindir de todo. Sin embargo, tienes la seguridad de tu labor constante y generosa.

Serás su consejera, su amorosa maestra y tienes como aliada la experiencia de madre, la visión de futuro.

Qué entusiasmo pertenecer a ese proyecto de vida, formar tu hijo para lo mejor, para lo hermoso. Permitirle los sueños y los juegos, exigir las labores y el descanso.

Felicidades para una excelente madre.

Tu Segunda Bendición

Qué agradable es recibir como madre esta segunda bendición. Tu hijo hermoso ha nacido por fin. Este precioso vínculo se irá fortaleciendo con vivencia, con amor, con mimos. Cuánto lo has esperado y por fin, ¡ha llegado! Es hora de disfrutar este don que Dios te entrega.

Al ser madre por segunda vez cambian los esquemas, se reducen las inquietudes, los miedos, los problemas. Tienes la seguridad que solo da la experiencia, y la práctica del amor amparada en las vivencias.

Te felicito de todo corazón por ser madre nuevamente, por extender tu vida en tu retoño, por la disposición a mejorar tu tarea cotidiana. Por el amor, sencillo amor de madre, que hace de ese ser una persona amable.

Cuántas alegrías, incógnitas y desvelos te esperan cada día, sin embargo, tú, madre generosa, solucionarás todo con experta guía y dedicación.

Felicidades por esta gran bendición.

Reincidir En El Amor

A veces es hermoso reincidir en el amor. Como ahora, cuando llega tu segundo hijo y sientes que puedes amar a este tanto como al primero. Aunque los amores sean diferentes, ninguno es mayor que el otro. Solo se adaptan a quien pertenecen.

Otra maravillosa vez repites en la aventura de ser madre, en su práctica cotidiana y esto no es fácil, pero con el amor todo es posible. Lo harás muy bien, no tengas miedo. Recuerda que tú tienes experiencia, constancia y más paciencia.

Te felicito por que eres madre nuevamente, qué felicidad, amiga… ¡Qué alegría! Le pido a Dios que en su gran misericordia te llene de bendiciones y de tranquilidad.

Por delante tienes una gran tarea, cuida bien de ser modelo justo. Conoces el quehacer y las vivencias, aplica lo que sabes con consciencia.

Es muy grato entonces hoy felicitarte y celebrar contigo este gozo.

Recibir Otro Regalo

Ya estabas preparada para recibir otro regalo de Dios. Tu segundo hijo llega en un momento armónico en tu vida. Es un regalo de amor.

Eres madre por segunda vez, tienes muchas experiencias para compartir, pero también mucho que aprender aún. Qué hermosa emoción surge de ti, al poder acariciar ese hermoso ser fruto del amor que hoy llega a tu vida.

Cuántas ilusiones vas forjando con respecto a su futuro. Estás impregnándolo de buenos deseos, de amor, de bendiciones. En tus manos de madre está la guía y el ejemplo para llevar a buen término lo que desees inculcarle.

Te hago llegar mi sentida felicitación por este logro en tu vida, por tu maternidad, nuevamente llena de esperanza. Hago además un pedido al cielo por el bienestar de tus hijos y el tuyo propio. No olvides que tu cuidado y tu amor harán una persona nueva.

Felicidades, madrecita.

Madre Por Segunda Vez

En esta ocasión tienes el don de ser madre por segunda vez. ¡Qué privilegio! El universo te ha entregado nuevamente su confianza y te ha elegido para ser luz conductora de una vida preciosa.

No una vida común, ni una vida cualquiera, sino la de tu hijo que hoy abre los ojos al mundo por primera vez. Él te extiende sus frágiles bracitos buscando tu calor, tu abrigo, en todos los sentidos.

Elogio tu valentía y tu entereza, no es cosa fácil dirigir una existencia, cuidar sus pasos, proteger su senda y observar su crecer con alegría. Compartir sus vivencias, su día a día, desafiando el temor e invitando a la buena voluntad y la paciencia.

Enhorabuena por este nacimiento, celebro con cariño su llegada y mi anhelo sincero de júbilo, bendiciones de prosperidad y salud a la familia toda.

Comparto con ustedes este gran alborozo. Felicidades.