La Máxima Distinción

Has obtenido la máxima distinción, te felicito por haber obtenido este premio… que este triunfo no sea sólo para enorgullecerte, que también sea motivo de reflexión y un ejemplo para los tuyos… la vanidad es enemiga de la humildad, tan necesaria para asumir no sólo las propias fortalezas, sino también las debilidades, que todo ser humano posee.

Que los logros obtenidos te lleven a agradecer a quienes están detrás de esos triunfos, pues nadie llega sólo a la meta: hay una familia, maestros, amigos, a los cuales, si eres agradecido, harás partícipes de la victoria alcanzada hoy.