Contabilizar El Deber y El Haber

Cuanta inteligencia demuestras en tu proceder, en tu trabajo diario. Contabilizar el deber y el haber siempre. Ese entusiasmo por hacer las cosas bien te caracteriza en todo el desempeño de tu labor.

Percibes adecuadamente el alcance de tu trabajo, el relieve de tu misión ya sea para cuentas grandes o pequeñas. Te consagras a ellas con entusiasmo y responsabilidad, inspirando seguridad y competencia en tus funciones.

Esa labor que realizas día a día lleva gran parte de tu tiempo, de tu vida personal en ocasiones, pero lo haces con cariño y dedicación.

¡Muy feliz día y que lo pases muy bien!!!

Saber Llevar Las Cuentas Bien

Tienes el don, el talento para cuadrar resultados en forma correcta. Parte de tu trabajo de saber llevar las cuentas bien. Tienes un tesón admirable que se nota en cada trabajo que entregas.

Entiendes lo necesario de tu esfuerzo diario, tanto para las cuentas grandes de una empresa fenomenal, como las del abasto de la esquina, todas son importantes y merecen tu atención y dedicación, dándole seguridad al cliente.

Tu trabajo tan concienzudo y sectorizado requiere buena parte de tu tiempo y de tu absoluta concentración. Esta situación influye de manera determinante en tu vida diaria, sin embargo amas tu profesión.

¡Felicidades en tu día!

 

Un Adecuado Debe Y Haber

Posees la capacidad para resolver muchos problemas a la vez. Ordenas y colocas un adecuado debe y haber. Tu empeño es reflejado al cuadrar tus cuentas de manera organizada y eficaz.

Comprendes que tu trabajo es sumamente importante para la equidad. No importa si es la contabilidad de un negocio pequeño o llevar las cuentas de una gran empresa. Tu trabajo es el mismo, esmerado, le brindas seguridad al cliente, cuidando las bases de su negocio.

Por sacar cuentas muchas veces no comes bien, no duermes lo suficiente, sin embargo tienes el orgullo del trabajo bien realizado.

¡Felicidades en tu día!