Un Buen Padre Siempre Esta

Mamá y tú decidieron por el bien de todos tomar diferentes caminos como pareja y aunque hoy ya no durmamos en el mismo techo y compartamos la misma mesa, siempre contigo hemos podido contar. ¡Felicidades porque un buen padre siempre está! Así como tú, en las buenas, en las malas, acortas las distancias para brindarnos todo tu amor.

Gracias papá por quedarte, por no permitir que la ruptura con mamá se llevara también nuestros vínculos afectivos, eso solo nos refleja tu nivel de madurez, de comprensión acerca de la vida, de tu responsabilidad con hombre y padre. No nos debes nada, no hay deudas, ni nada que cuestionarte por el contrario nuestro corazón se infla del más puro orgullo al tenerte.

Gracias también a la vida, a Dios y a mamá porque tuvo la agudeza de saberte elegir en su momento y también la firmeza para dejarte ir y construir para nosotros un entorno feliz.

Nos Brindas Un Amor Maduro

Quizás ya no seas igual de ágil porque tus piernas no responden con la misma velocidad, a veces olvidas algunas ideas, esto se debe a tu mala memoria, sin embargo, lo que si permanece intacto a pesar del paso de los años es la bondad, nobleza y humildad de tu corazón; esa es la única condición para considerarte un buen padre. ¡Felicidades por esa distinción! Estamos agradecidos porque nos brindas un amor maduro, un sentimiento sólido y muy experimentado.

Papá tu bondad es el resultado de cultivar siempre buenos pensamientos, de creer siempre en el prójimo y brindarle una nueva oportunidad, lo que a su vez ha despertado en ti un amor sensato, juicioso y equilibrado que nosotros orgullosamente hemos sabido imitar con el propósito de llegar a la vejez con tan bonita hoja de vida como la que has escrito tú.

¡Qué Dios te siga bendiciendo con esa actitud!

Un Papá Lleno De Diversión

Estas líneas van dirigidas a un hombre que no deja de hacer reír, uno muy ocurrente, entretenido, curioso y juguetón, un papá lleno de diversión, como lo es el nuestro. Nosotros te felicitamos por eso, porque la mayoría de los padres se esconden detrás de una figura de autoridad que en oportunidades solo infunde temor, pero tú inspiras respeto sin perder ese toque de humor.

Papá es todo un privilegio tenerte y mucho más cuando a casa van nuestros amigos y nos haces pasar un rato tan ameno, siempre nos preguntan por ti y nos comentan lo agradable que resultas para ellos. Quizás quienes nos leen pensarán que eres un sujeto un tanto joven y bohemio, pero me atrevería a decirte que se impactarían al saber que a la primera impresión resultas un hombre serio.

¡Qué ese espíritu jovial, jamás se envejezca! Esperamos siempre contar con tu sonrisa, tu entusiasmo e infinitas ganas de vivir.

¡Un Papá De Lujo!

Sabemos que lo tuyo no es la sencillez, siempre vas detrás de todo aquello que es ostentoso y no te juzgamos, te gustan las cosas con durabilidad. De ese mismo modo eres con tus hijos, ¡Un papá de lujo! siempre buscando lo mejor para ellos, lo que sea de calidad. ¡Te felicitamos por eso! Eres un buen padre.

Esto significa que no eres un hombre conformista, eres una persona a quien le gusta ambicionar y ese deseo no es dañino, cuando se sabe canalizar como tú lo has hecho se aspiran y logran grandes propósitos. A través de tu ejemplo, tus hijos también han decidido ir detrás de lo bueno, por eso cada día se esfuerzan y exigen más y más.

Queremos aplaudir ese comportamiento optimista, esa sana altivez, ese espíritu trabajador y ese amor incondicional por tus hijos, a quien has conducido por el camino de la prosperidad, pero con justicia y honestidad.

Mi Papá Es Como Mi Madre

Muy cuidadoso y sobreprotector, así es mi padre. También tierno, juguetón y exageradamente detallista. Es mi papá quien a veces recoge mi cabello, acomoda mi ropa, tiende mi cama, da de comer y consuela cuando he tenido un mal día. Él es un buen padre, y yo lo felicito por eso, porque mi papá es como mi madre.

Y no es que a mí me falte mi madre, solo que para ellos la crianza no tiene límites ni prejuicios, porque muchas veces papá hace las veces de mi mamá para así valorar todo lo que ella hace por mí y por el hogar. Hablar de él, es describir a un ser maravillo, inclusivo, integral y para nada machista.

Deseando que muchos otros hombres tengan ese mismo comportamiento y actitud, que más mujeres puedan contar con su colaboración en las tareas domésticas y que otras jovencitas como yo puedan apreciar tan bonita experiencia.

El Capitán Que Timonea El Hogar

Siempre has sido un hombre de fe, un motivador innato, todo un entusiasta que ha sabido guiar hacia la victoria a su familia. Eres todo un esperanzador, un buen padre, el capitán que timonea el hogar, quien los ha enseñado y ayudado a levantarse en los momentos difíciles y a celebrar con humildad los éxitos de la vida.

Hoy queremos festejar tu buen espíritu, tu emprendimiento, las ganas de vivir, la entrega y abnegación por tus hijos, porque son estas cualidades las que edifican, forman buenos ciudadanos, a una honorable familia y una mejor sociedad. Estamos seguros que tus hijos están muy orgullosos de ti y que al crecer seguirán tu ejemplo, modelo que se multiplicará de generación en generación.

Deseamos que continúes a la cabeza de tu hogar, que Dios te de sabiduría y mucha fortaleza para que sepas discernir y tomar las decisiones adecuadas en los escenarios venideros.

Un Buen Padre, Unos Buenos Hijos

Eres un hombre afortunado porque tu esfuerzo y dedicación en la vida han sabido dar sus frutos. Esa rectitud, noble corazón, correcto proceder fueron fuentes de inspiración ¡Felicidades! Así como eres tú, son tus descendientes, por eso un buen padre, unos buenos hijos, esa ha sido, es y será tu mejor herencia.

Cuando vemos a tus pequeños actuar, sabemos cómo serán esos hombres en quienes ellos se convertirán porque tú los has enseñado con una fórmula infalible: el ejemplo. Atrás ha quedado la tesis de los regaños, de los sermones y discursos, tú decidiste simplemente proceder, ser como eres y convencerlos con tal solo verte.

Dios te bendiga, te de salud y larga vida para que puedas disfrutar de tu mayor y mejor obra: tus hijos y así ellos puedan ver, proyectados en el futuro, cómo serán al construir su familia. ¡Estamos seguros de lo enormemente bendecida y muy exitosa!

Un Buen Padre, Mi Primer Amor

Papá si hoy yo me siento toda una dama consentida, amada y respetada por quien es mi esposo es porque aprendí a elegir a un caballero como acompañante de vida. Esa lección la recibí de ti, felicidades por ser un buen padre, mi primer amor, el hombre a quien vi tratar a mi mamá como toda una reina.

Por eso, a mi amado rey van estas palabras: Gracias, mil gracias por tan honorable ejemplo, nuestra relación fue simplemente genial. Anduve por la vida buscando tu rostro, tu trato, tu integridad, tu manera de ser, tu sonrisa, continuando con otro hombre el amor que siento por ti, por eso busqué y busqué hasta que lo encontré, uno muy parecido y a la vez tan distinto a ti.

Gracias Por Tus Enseñanzas

Con papá aprendí que en la vida era necesario asumir riesgos, conocí el mundo desde la masculinidad y comprendí poco a poco a mi mamá. Hoy, después de tantos años quiero felicitarte por ser buen padre, gracias por tus enseñanzas, Dios te escogió perfecto para mí.

Cuando mamá me protegía, tú me lanzabas a la vida, cuando ella sigilosamente me observaba tu asumías un comportamiento desprevenido, aunque siempre eran un poco opuestos en su proceder jamás olvidaré lo cómplices que se convertían cuando alguno de los dos me regañaban; fue esa mezcla, esa oposición lograda por ambos lo que originó un equilibrio perfecto que me convirtió en un buen hombre.

Tu lección más importante fue amar a mamá, a Dios y a la vida con fervor, sentimientos que todavía hoy permanecen intactos, por eso a mi esposa le doy un lugar de honor. Tú me enseñaste a amarla como amas a mi madre.

Te Convertiste En Un Buen Padre

Hoy queremos felicitarte por ser en tu hogar esa figura de autoridad, protección y sustento. Al amigo, al cómplice, al educador y compañero, muchísimas gracias por la dedicación, preocupación y ocupación brindada a tus hijos. Te convertiste en un buen padre, en uno único e inigualable.

Sacrificaste momentos que eran importantes para ti, también unos que otros gustos, proyectos y sueños con el propósito de ahorrar dinero e invertir tiempo en ellos y a pesar de todo eso sabemos que sientes que no fue suficiente y que podías ofrecerles todavía más.

Tranquilo papá, ellos están felices por todo lo que les has dado, no llegaron a tu vida para juzgarte, pedirte o exigirte, lo hicieron porque fue tu decisión y ellos la aceptaron solo con el fin de amarse. Gracias por darles la vida, al igual que tú, harán algo bueno con ella. Por tu esfuerzo y entrega, para ti, toda la honra.