Abuelo, Eres El Elegido.

Abuelo, siempre me apoyaste en mis estudios, para que llegara a ser tener un buen futuro…voy a recibir mi título, y quiero recibirlo de tus manos. Tú querías tener un nieto médico, y me recibirás como tal…te felicito abuelo, gracias a ti sé lo que es ser llegar a ser profesional.

Trabajaste toda tu vida en una pequeña oficina, soñando con un buen futuro para nosotros…y yo, como tu primer nieto, a quien guiaste en sus primeros pasos, hoy te reconozco como ejemplo, y te elijo para tener este gran honor.

Gracias por apoyarme siempre, te quiero abuelo! Esto fue gracias a ti!

El Abuelo Gruñón.

El abuelo gruñón, que protesta porque su sopa no está lo suficientemente caliente, o porque le pusiste la cuchara equivocada, o le llevaste muy tarde el agua para su desayuno, es un animal de costumbres; que creció apegado a ellas…ya no puede salir de su rutina, y si le cambias la forma en que está acostumbrado a vivir, creerá que ya no le quieres…

Felicito al abuelo sin embargo, pues por mucho que sea gruñón, nunca nos dejó
ser insolentes, ni irrespetuosos; simplemente actúa así porque ahora sus fuerzas le abandonan, y no quiere dejar al descubierto su fragilidad…

En La Tumba De Mi Abuelo

En la tumba de mi abuelo crecen las flores silvestres, que a él en su vida tanto le gustaron; por eso quiso ser sepultado en la tierra, y tener allí un pequeño jardín, con una cerca y una cruz de madera blanca con su nombre. Te felicito, abuelo, por tu natural sencillez…allí te visitan tus parientes más cercanos, quienes riegan y mantienen el jardín.

En las fechas importantes, tus nietos visitamos el camposanto, y al rezar en tu sencilla tumba, nos transportamos contigo al jardín del Edén, desde donde de seguro nos envías, hasta ahora, tu bendición.

El Abuelo Es Como Un Niño

Mientras los padres asumen como adultos la tarea de ser responsables por sus hijos, el abuelo es como un niño; al que respetamos como adulto, pero a la vez, en quien confiamos como si fuera uno de nosotros. Te felicito abuelo, por comprender y compartir la importancia de las pequeñas cosas…

El abuelo goza de su jardín como nosotros de los juguetes, y nos enseña a no hacer daño a las plantas, porque son seres vivos; que crecen como nosotros a la luz del sol…el abuelo cuida mucho su jardín, como nosotros cuidamos los juguetes. Gracias abuelo, por jugar con nosotros a vivir.

Tus Numerosos Nietos

Ya has perdido la cuenta, abuelo, de tus numerosos nietos… tu memoria no falla para los hechos pasados, pero el presente se te ha ido desdibujando paulatinamente; sus nombres y edades ya no los retienes en la memoria…sólo sabes que eres fecundo, que tienes descendencia…te felicito, ese es el orgullo de tu corazón de abuelo.

No olvidarás jamás lo que sentiste al ser padre, y en tus oraciones aún pides por tus hijos, y también por tus nietos; aunque se te confundan sus rostros… las nuevas generaciones son diferentes, y tú eres quien mantiene viva la tradición.

Las Historias Del Abuelo

Las historias del abuelo, interminables y llenas de recuerdos de personas y lugares ya lejanos, me vienen a la mente cada vez que necesito aprender, y para ello investigar, sobre temas del pasado. Te felicito abuelo, tú eres la memoria familiar de la historia del lugar donde vivimos, y de toda nuestra amada nación.

Sabes de los gobernantes, habitantes y pobladores, y también de los embates de la naturaleza. Sabes lo que a veces las noticias callan, y muchos confían en tu criterio; porque también sabes escuchar; que es un arte que pocos poseen… gracias por eso, abuelo.

Abuelo, Tú Que Lo Sabes Todo

“Abuelo, tú que lo sabes todo, explícame lo que significa esta palabra que no entiendo…” desde que éramos muy niños, confiábamos ciegamente en sus respuestas, porque así nos lo enseñaron…que el abuelo es muy sabio, que tiene mucha experiencia de la vida…no podías decir “no lo sé”.

Te felicito abuelo, siempre respondiste a nuestras inquietudes, y sin embargo, muchas veces tuviste que ocultarnos, que en realidad, no eres más infalible ni sabio que el resto de los mortales…hoy, que yo también soy abuelo, te comprendo y agradezco, pues más aún que el saber de un abuelo, está su amor.

La Música Preferida Del Abuelo

La música preferida del abuelo, de muy variados autores y estilos, ha ido llegando desde la infancia a mis oídos, primero en la vitrola y los diferentes tocadiscos, cada vez más sofisticados; partió con la radio galena, siguió con la radio y la televisión como las conocemos ahora. Cada vez que lo visitábamos, él estaba escuchando música, y de él heredamos esta buena costumbre y compañía…

Te felicito, abuelo; porque tú, sin ser gran músico, entrenaste nuestro oído para reconocer las diferentes voces e instrumentos, y nos contabas la historia de los compositores e intérpretes famosos; desarrollando en nosotros ese gusto y talento.

Sacando Brillo A La Ternura.

Sacando brillo a la ternura, te encontraste volviendo a tus tiempos mozos, en los que cargabas a tus hijos en brazos… te felicito, por lo bien que remozaste tu experimentada paternidad. Tus hijos son todos adultos, y tu corazón de padre esperaba, sin decirlo, que a su vez tuvieran hijos; que tuvieran descendencia…

Y vino al mundo la primera nieta. No habías tomado en cuenta, sin embargo, que la pequeña no sería de inmediato adulta, y con ella tuviste que desempolvar tus expresiones de afecto, a las que no estabas acostumbrado… felicitaciones, ya eres abuelo, y la vida se renueva, renovándote a ti también…

Tu Primer Nieto

Como no felicitarte amorosamente por esta ocasión tan especial donde recibes a tu primer nieto. Sangre de tu sangre, prolongación divina de tu existencia.

Vacilas entre la sorpresa y la alegría, de volver a recibir a un ser tan frágil y pequeño, sin duda alguna, un ángel arropado por el amor de muchos, y el tuyo en especial.

Felicitaciones para ti, por ser abuelo por primera vez, porque darás el amor a manos llenas, no solo el amor, la guía, la presencia y el consejo, en cualquier ocasión que tú ser amado, este hermoso ser lo necesite.

Ahora es tiempo de celebración, de esperanzas y lleno de sueños para realizar a futuro, en un camino que juntos recorrerán de la mano, la experiencia del adulto y la curiosidad del niño, ambos unidos en la aventura única de la vida.

¡Felicidades!