Fuiste Elegido Abanderado

Aun no lo puedes creer, porque tú, entre tantos ¿te preguntas? Y es que fuiste elegido abanderado. Tú modestia y humildad no te permiten, ver que tú, un niño amable, bueno y con altos valores, también buen estudiante. ¿En qué mejores manos estaría nuestra bandera amada? Las tuyas ya la esperan.

¡Felicitaciones para ti, abanderado! Nadie mejor que tú, para llevarla, camina erguido, altivo y lleno de confianza, que el tesoro que llevas en las manos, como tantos antes que tú, será honrado apropiadamente con admiración y respeto, con amor y esperanza. Muchas felicidades por este logro y sigue así!

Un Momento Muy Esperado

Un momento muy esperado, muy querido, el instante mismo que fuiste elegido abanderado. Tan especial para ti, para cualquier persona, es la distinción de portar tu amada bandera y mostrarla para ser honrada, y admirada. Tu misión inigualable y única.

¡Felicitaciones por ser abanderado! Por todo tu respeto, tu delicadeza y amor patrio. Te admiro por todo este gran momento por el que estás pasando.

Atesora el momento y vívelo con pasión, pues lo recordarás por siempre, es una vivencia singular y extraordinaria, que la vida y el universo te han permitido experimentar ¡Felicidades!

Abanderado

Para tus manos inocentes, que gran honor, que gran privilegio llevar tu bandera, ser responsable por un momento, de todo su significado. Sentir su peso indudable, sentir la patria entera, cuando como abanderado sostienes tu bandera.

¡Felicitaciones abanderado! Tan alta distinción ya te ennoblece, y hace de ti una mejor persona. Ya seas, alumno, militar, o delegado, digno representante de la tierra que te vio nacer. Lo harás de la mejor manera, la nobleza te lo exige, tus raíces lo demandan.

Para portar nuestra bandera eres un ser honesto y noble, tus valores son firmes y sólidos ¡Felicidades por tu logro!

Maravilloso Trayecto De La Infancia

Llevar la bandera, un día de fiesta nacional, el más maravilloso trayecto de la infancia, escogido entre muchos, tu excelencia destaca y se hace palpable, por medio de tus manos, como sostén de un asta, más allá la bandera, la enseña azul y blanca, celeste como el cielo, como la nube blanca. Tan lejos y tan cerca, que podrías tocarla.

¡Por ser abanderado hoy, te felicito! Nadie jamás, tiene un honor tan grande, tan gentil, tan hermoso. Habla muy bien de ti ¡te felicito!

Ahora, disfruta esa senda triunfal, que pronto, será un dulce recuerdo.

Un Cielo Azul y Blanco

Se extiende generosamente por todo tu cuerpo, cual una caricia furtiva y suave, un cielo azul y blanco, la tela satinada que forma tu bandera, los dos un solo corazón latiendo, nervioso tú, de llevarla tan cerca, abanderado eres hoy, que distinción tan plena ¡Felicitaciones Abanderado!

¡Te felicito sinceramente por ser abanderado de la patria! Derrocar la mediocridad y alcanzar la excelencia, expresada en poder llevar con orgullo tu enseña patria.

Cuando vuelvas a tu hogar, aun percibirás su aura victoriosa y sublime, su aura azul y blanca te envolverá por siempre como una bendición.

Serás La Protagonista

En muy poco tiempo serás la protagonista de una ocasión más que especial. Caminarás, erguida y orgullosa, guiando a tus compañeros. En las manos llevarás, nada más y nada menos, uno de los símbolos más hermosos de nuestro país: la bandera nacional. Ella se desplegará con el viento, luciendo sus vivos colores, todos aplaudiremos y el lugar se llenará de vítores, de gritos de júbilo.

¡Serás nuestra abanderada! Entre tantas personas dignas, entre tantos otros con méritos, tú has sido la elegida. Estamos tan felices como tú, la alegría nos desborda y nos hace saltar.

Esperamos que disfrutes ese momento al máximo, como la ocasión inigualable que es. Deseamos que lo atesores entre tus memorias felices, lo grabes en el archivo más especial de tu vida para compartirlo con todos tus seres amados, en el presente o en el futuro.

¡Felicidades por ser abanderada!

Una Huella Imborrable

En la vida de todos hay días que pasan sin dejar memoria. También hay otros que se graban a fuego, dejando una huella imborrable que nos acompañará toda la vida y servirán de anécdotas en los cuentos compartidos, esos que escucharán los hijos y los nietos…

Tú acabas de experimentar uno de esos momentos inolvidables, que seguramente aún resuena con fuerza en los latidos de tu corazón y que mantiene las emociones a flor de piel, tan intensas como hace poco tiempo.

¡Qué alegría! ¡Qué felicidad! ¡Qué ilusión ser el abanderado de tu selección! Es un honor que muchos ansían recibir y pocos logran. Alcanzaste es hermosa distinción y llevaste con orgullo patrio la bandera nacional. Todos tus seres queridos te acompañamos en esa gran dicha que te embarga.

Esperamos que, en un futuro, puedas vivir muchas alegrías como esta y que te las sigas ganando con el esfuerzo y la dedicación que siempre inviertes en tus cosas.

¡Felicitaciones!

Compartimos La Alegría

Es momento de fiesta, el gozo se respira adonde quiera que vas. Todas las personas que te queremos compartimos la alegría de saber que te seleccionaron como abanderada.

No hay orgullo tan grande como el que tú sentirás en el momento de portar nuestra hermosa bandera, ese símbolo patrio que representa al país donde naciste y creciste, el país que hoy te ha pedido llevar bien en alto, ondeando al viento, los colores nacionales. ¡Muchas felicitaciones!

Te lo has ganado gracias a tus excelentes méritos, al esfuerzo y la dedicación, a la disciplina mostrada en todo momento. Los sacrificios y renuncias realizados para alcanzar tus metas reciben en este momento un premio difícil de igualar.

Disfrútalo, porque este honor lo mereces completamente.
Sabemos que tu corazón latirá muy fuerte ese día, hermosa abanderada. Los nuestros también acompañarán tu caminar mientras la enseña patria avanza con tu paso victorioso.

Motivos De Orgullo

Les has dado siempre a tus seres queridos numerosos motivos de orgullo. Destacas hoy, en particular, por haber llevado bien en alto un símbolo que nos une como compatriotas, hincha nuestro pecho de amor por el país que nos vio nacer, trae lágrimas de emoción y sonrisas de identidad. ¡Has sido nuestro abanderado!

Pudiste gozar del privilegio ganado por pocos, entre tantos que han deseado ondear la bandera nacional. Tus méritos obtuvieron la recompensa esperada y queremos felicitarte entrañablemente en esta ocasión única, feliz y memorable.

Celebremos, entonces, esta jornada de emociones desbordadas, de alegrías intensas. Disfruta del momento especial alcanzado gracias a tu esfuerzo y por mostrar en todo momento un desempeño excelente.

Tus seres queridos, compañeros y amigos estamos dispuestos a compartir la dicha que te embarga, a la vez que pretendemos hacer de este día uno inolvidable en tu vida.

¡Felicitaciones, querido abanderado!

Ondearán En Tus Manos

Honor a quien honor merece. Estás entre las personas que por sus méritos se han ganado el privilegio de llevar, orgullosamente, la bandera de su patria. ¡Qué alegría, qué ilusión! Los colores de la nación ondearán en tus manos porque has sido elegido abanderado.

Todos ese esfuerzo, la responsabilidad y dedicación que has demostrado siempre en tus actividades recibirán en ese destacado día el premio más hermoso, el que ensanchará no solo tu corazón sino los de todas las personas que te aprecian: familiares, amigos, compañeros… Todos estamos muy contentos de acompañarte es ese momento que, aunque dure poco, permanecerá grabado a fuego en las memorias de todos los presentes.

Felicitaciones, abanderado. Esa satisfacción que sientes seguramente te colmará de muchos deseos, te impulsará a lograr otras metas, a subir otros escalones de triunfos. Mantén la cabeza bien el alto, dirige tu mirada a las estrellas y elévate tan alto como el cielo.

¡Enhorabuena!