Ser Abuela Por Segunda Vez

Nada se compara con ser abuela por segunda vez. La emoción sin los miedos, sin las torpezas.

Conocer qué te espera al recibir una nueva personita como parte de tu familia, percibir la seguridad en el quehacer cotidiano. Sentir en toda su dimensión que esta bendición completará tus sueños, tus anhelos. ¡Qué alegría!

Te anticipas a pedir a Dios, sin miedo, que te permita gozar de mucho tiempo de existencia. Para disfrutar de este nuevo regalo de la vida, de tus hijos que hoy te honran con su descendencia.

Por todas estas cosas, mujer, te felicito sinceramente. Por creer firmemente que segundas partes son muy buenas. Por tu tiempo precioso que entregarás a este segundo nieto o nieta. Estoy segura de que nunca estará mejor empleado ni más pleno de satisfacciones y dulzura.

Serás la mejor de las abuelas para todos tus nietos. Por esta razón celebro este parabién junto contigo.

Dios te siga bendiciendo, abuela hermosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *